Compartir:

Análisis-Raw-30-Mayo

¡Nueva entrega del #DesgloseRaw en Wrestling Noticiaz! Esta semana, el análisis se concentra en las rivalidades entre Roman Reigns y Seth Rollins por el Campeonato Mundial de Peso Completo WWE; John Cena con AJ Styles, Luke Gallows & Karl Anderson; y Rusev y Titus O’Neil por el Campeonato de los Estados Unidos. Varias conclusiones interesantes sobre esto, además de abordar la realidad que atraviesa la división de mujeres en el elenco principal de la empresa.

Este artículo refleja la opinión personal de su autor y no necesariamente la de Wrestling Noticiaz. ¡¡VAMOOOOOOOS!!

1. Luke Gallows & Karl Anderson, el reinvento – Capítulo 1 y 2

En este episodio de Monday Night Raw, Luke Gallows & Karl Anderson comenzaron a reconstruirse como personajes tras la rivalidad con The Bloodline (Roman Reigns & The Usos), de la cual salieron bastante perjudicados. Y los primeros pasos hacia la consolidación fueron certeros: atacaron al equipo más popular de WWE, The New Day, y luego —junto a AJ Styles— certificaron que su nueva etiqueta en el elenco principal es de villanos al emboscar a John Cena en su regreso al show rojo.

Eso es marcar una diferencia desde el primer momento. Si se van a reconstruir como Superestrellas rudas, van por el buen camino. Solo espero que John Cena permita que ambos, incluyendo a AJ Styles como líder del grupo, resulten beneficiados tras la rivalidad que se acaba de formar.

2. CONCLUSIONES SOBRE: Titus O’Neil a por el Campeonato de los Estados Unidos

Titus O’Neil es un retador de transición que pretende alargar el reinado de Rusev como Campeón de los Estados Unidos. Personalmente, me agrada O’Neil —demostró saber captar a la audiencia con un micrófono en mano—, por lo que no es una mala decisión considerando que el ex miembro de The Prime Time Players puede salir beneficiado de esta rivalidad —beneficiado en el aspecto protagónico, porque no le veo portando el campeonato estadounidense—.

— A pesar de que Titus O’Neil supo calzar como el héroe del segmento tras la victoria de Rusev sobre Zack Ryder en Raw, no se debe limitar a —nuevamente— enmarcar la rivalidad en “Bulgaria (antes Rusia) vs. Estados Unidos”. La enemistad entre campeón y retador necesita incluir elementos más personales que intensifiquen la disputa por el título estadounidense, porque recibir aplausos solo por defender al país ya se ha repetido en demasiadas ocasiones.

Rusev ha comenzado el nuevo camino de destrucción por el que se caracterizó su personaje antes de enfrentarse con John Cena. De Rusev a RuRu y, ahora, de RuRu a Rusev. El búlgaro va por buen rumbo, considerando que Lana ha consolidado su faceta ruda como mánager personal del campeón estadounidense.

— Ya manifesté que me agrada Titus O’Neil, pero no puedo ocultar mi favoritismo por Zack Ryder, quien —de hecho—fue quien se rindió ante Rusev en el combate que protagonizaron en Monday Night Raw. El ex Campeón Intercontinental necesita una verdadera oportunidad en el plano semi-estelar, peleando por títulos de relevancia intermedia. Lo de WrestleMania 32 fue una chispa que solo se encendió por una noche.

3. CONCLUSIONES SOBRE: ¡Rivalidad entre AJ Styles y John Cena!

— Enorme premio para AJ Styles luego de finalizar su rivalidad con Roman Reigns en la órbita titular. El Fenomenal demostró el nivel de una Superestrella estelar y los frutos ya han llegado: su siguiente objetivo en el elenco de WWE es John Cena, una de las estrellas principales de la empresa. Pierda o gane, el beneficio para Styles recae en que seguirá construyendo su merecido espacio entre los personajes de la parte alta del cartel.

— En consecuencia de su popularidad —y lo que demostró enfrentando a Roman Reigns—, AJ Styles niveló una balanza que parecía imposible: escuchar su nombre en los cánticos de “Let’s go Cena! Cena sucks!”, reemplazando al “Cena sucks!”. Muy pocas Superestrellas lo han conseguido —por eso es remarcable—; que lo haya hecho tan prontamente solo es una prueba de la magnitud estelar que recorre sus venas. No por nada le apodan El Fenomenal, de hecho.

— Ambos protagonistas parecen representar a una época, por lo que John Cena necesita refuerzos de la ¿antigua? era. AJ Styles, Luke Gallows & Karl Anderson ya hicieron su parte y cumplieron con su cometido de generar un impacto, ahora es el turno del líder de la Cenation para contrarrestar a The Club. Se antoja una atractiva rivalidad entre el talento consolidado y el que pretende consolidarse.

— Presiento que tanto AJ Styles como John Cena ‘hacen tiempo’ para llegar consolidados a SummerSlam. El debut de Finn Bálor en el elenco principal de WWE es inminente —lo que desencadenará una rivalidad entre los miembros de The Club (futuro The Bálor Club), mientras que la rivalidad entre John Cena y Roman Reigns sigue tomando fuerza de cara al PPV más importante del verano. Se debe encontrar una manera para que The Club se imponga y el líder de la Cenation no resulte perjudicado antes de luchar en el panorama titular.

John Cena debe permitir que AJ Styles, Luke Gallows & Karl Anderson resulten vencedores de esta rivalidad —rivalidad, no solo un combate—. The Club necesita una victoria contundente que solo el líder de la Cenation puede generar. ¿Recuerdan a Kevin Owens vs. John Cena en 2015? Kevin Owens fue el ente dominante de NXT, debutó en WWE rivalizando con John Cena y cayó rendido —sí, por una sumisión—en Battleground. Algo así no puede ocurrir de nuevo, menos con alguien como AJ Styles.

4. Ridiculizar a Seth Rollins a cambio de enaltecer a Roman Reigns

Es LAMENTABLE. Sinceramente, uno de los segmentos más decepcionantes que he visto en el último tiempo. Seth Rollins tardó menos de un mes en recuperar la etiqueta de cobarde y oportunista, demostrando que lo único re-construido parece ser su cabello —ya no tiene una parte rubia—. Me cuesta creer que WWE ha sacrificado a El Arquitecto a cambio de que Roman Reigns siga viéndose como el hombre fuerte de la empresa, cuando la audiencia no le compra ni una palabra de lo que dice.

Vince McMahon tiene en Seth Rollins a EL FUTURO DE WWE y lo está desperdiciando. Las palabras no alcanzan para describir mi malestar con esta situación, porque ya en dos semanas se ha perdido la emoción por el regreso de El Arquitecto a la empresa.

Y como apartado —para finalizar—, lo de Roman Reigns con esa línea ya es una broma de mal gusto. O de cualquier cosa, menos de una manifestación contundente. No es ni el buen tipo, ni el mal tipo, pero tampoco es el tipo. Chris Jericho se lo dijo fríamente: solo es UN tipo.

5. ¿Natalya es la única Superestrella capaz de retar a Charlotte?

Una y otra vez, Natalya se enfrasca en combates titulares y no titulares contra Charlotte. Si bien la retadora es habilidosa en el cuadrilátero, cansa que se repita el plato estelar siendo que ya fue derrotada en diversos PPV’s por la vigente campeona. WWE necesita encontrar a otra retadora de transición que aguante hasta SummerSlam, donde aparezca La Jefa Sasha Banks a reclamar lo que debió haber obtenido hace algún tiempo: el Campeonato Mundial Femenil WWE.

6. Ni Dana Brooke ni Charlotte ni nada, ¿esta es la nueva faceta de la Campeona Femenil?

En palabras simples, Charlotte salió de un hoyo para meterse en otro. Primero, Ric Flair le ayudó durante varios meses para que esta no perdiese el Campeonato Mundial Femenil WWE —antiguo Campeonato de las Divas—, intensificando el concepto de que Charlotte solo es ‘la hija de Ric Flair’. En el penúltimo episodio de Monday Night Raw, no obstante, la monarca se desligó de esta etiqueta al recriminar a su padre, con quien cortó relaciones —en kayfabe—.

Todo bien, porque ahora Charlotte podría seguir cimentándose como la villana por excelencia de la división… PERO apareció Dana Brooke. Y Dana Brooke no ha generado absolutamente ningún impacto ni sensación negativa —de ruda— en el elenco principal. De veras que pretendo darle una oportunidad, pero es que no demuestra nada que exalte ni provoque emociones. ¿Lo peor? Es la lame-botas de Charlotte, y considero no hay peor forma de debutar en una división que siendo la títere de una Superestrella con más prestigio.

7. Dolph Ziggler y Baron Corbin, ¿a por un rumbo distinto o por la misma vía?

Lo de Dolph Ziggler en el último episodio de Monday Night Raw fue fantástico. Carisma en su máxima expresión. Que esto signifique un giro en su rivalidad con Baron Corbin, porque seguir en la misma línea ya cansaba a la audiencia.

Autor de artículos de opinión, crítica, análisis y conclusiones en Wrestling Noticiaz.