Compartir:

Análisis-Raw-13-Junio

¡Último episodio de Monday Night Raw previo a Money in the Bank! John Cena y AJ Styles han manifestado con certeza sus intenciones, la reunión entre los ex miembros de The Shield no tuvo un desenlace amigable, Titus O’Neil no logró posicionarse como el retador número uno por el Campeonato de los Estados Unidos, y muchas cosas más. Después de este domingo, tendremos a UNA SUPERESTRELLA que cargue con la oportunidad titular que posiblemente le convierta en CAMPEÓN MUNDIAL. ¿El análisis? TODO, en esta entrega.

Este artículo refleja la opinión personal de su autor y no necesariamente la de Wrestling Noticiaz. ¡¡VAMOS!!

1. Cada equipo define su personalidad

Siempre quise que este enfrentamiento verbal ocurriese, no solo por la habilidad que ambas facciones —The New Day y Enzo Amore & Big Cass— tienen para atraer a la audiencia, sino también por cómo esta habilidad denota el choque entre sus personalidades. Si a eso le sumamos que tanto The Vaudevillains como Gallows & Anderson acompañaron el segmento, el resultado no puede ser sino favorable.

Cabe destacar —con letras mayúsculas— que esta historia ha logrado identificar a cada equipo por su propia cuenta. Entre The New Day y Enzo Amore & Big Cass se disputan ese toque de gracia que los caracteriza, creando una atmósfera competitiva. The Vaudevillains le añaden la formalidad, como intentando que no se desvíen los debates a cosas como una supuesta infidelidad de Francesca II. Y finalmente, Gallows & Anderson aportan la agresividad que explota debido a todo lo anterior. Es una rivalidad en la que se han logrado compenetrar los equipos involucrados, mezclando sus personalidades e intensificando sus maneras de relacionarse.

2. ¿Así nos vamos con Rusev y Titus O’Neil hacia Money in the Bank?

Debo admitir que el desenlace de esta rivalidad hacia Money in the Bank me convence —me refiero específicamente al segmento de la imagen—, pero la historia previa a todo esto me ha parecido débil. Como anticipé en la última entrega del Análisis y desglose de WWE Raw, necesitábamos comprender las razones por las que Titus O’Neil se había convertido en el retador número uno por el Campeonato de los Estados Unidos. Literalmente, fue una intervención verbal en medio de un discurso de Rusev lo que hizo de El Perro Mayor el aspirante principal al título estadounidense, y eso no alcanza para convencer a una audiencia cada vez más exigente.

Al final, lo que queda es identificar en Titus O’Neil al personaje que defiende al país norteamericano. Rusev, nuevamente, interpreta al monstruo invasor —ahora búlgaro, antes ruso—que solo se preocupa por su campeonato. Es la misma historia una y otra vez.

3. Sacando a relucir las virtudes —y defectos— de cada ex miembro de The Shield

Que los tres ex miembros de The Shield se vuelvan a reunir en el cuadrilátero es un momento para enmarcar de por sí, pero dudo que se recuerde solo por eso. En este segmento, Dean Ambrose, Seth Rollins y Roman Reigns sacaron a relucir una de las armas que más poder te puede dar en WWE: la voz. ¿Qué tal le fue a cada uno? A continuación, lo analizamos:

Dean Ambrose cumplió una labor fundamental como intermediario, que a ratos presentaba matices de protagonista. Sus intervenciones fueron acertadas, sus momentos de robarse el foco de atención también. Al final, dejar ese comentario flotando sobre el maletín Dinero en el Banco fue el complemento perfecto no solo para el segmento, sino también para una rivalidad en la que pretende hacerse un espacio. Una cosa de locos, literal y figurativamente.

Seth Rollins, a lo de siempre. El Arquitecto tiró dardos certeros contra Roman Reigns y The Shield, estableciéndose como el líder protagónico del segmento. A pesar de que no nos guste —solo porque limita su arsenal—, es un villano por naturaleza y excelencia, porque sabe cómo poner a la audiencia en su contra. EL Hombre del segmento y EL Hombre en WWE.

Roman Reigns, desapercibidoEl Emperador Romano casi ni intervino verbalmente en el segmento; se notó demasiado que era Rollins quien cargaba —y carga—con la enemistad entre ambos y la alimenta con comentarios degradando al campeón, quien solo debe responderle con cosas como “Yo soy EL tipo”. Poco que destacar, porque fue poco lo que hizo.

4. Que esto signifique el principio del fin de la alianza entre Charlotte y Dana Brooke

De Charlotte y Ric Flair a Charlotte y Dana Brooke. De Charlotte y Dana Brooke a Charlotte y solo Charlotte. Necesitamos a una campeona que se las arregle por su propia cuenta y no recurra constantemente a personas externas que le ayuden. Es una villana —y es lo que los/as villanos/as hacen—, pero Charlotte ha forjado una personalidad muy débil a costa de esto.

A Charlotte —como Superestrella y Campeón Mundial Femenil WWE— la percibimos como una luchadora que no puede dominar un combate sin ayudas externas. Y sea como heroína o villana, ¿podemos percibir eso de una campeona? No, evidentemente.

Es por eso que espero que el altercado entre Charlotte y Dana Brooke en el último episodio de Monday Night Raw haya sido el principio del fin para esa alianza, que no solo perjudica a la campeona —por lo expuesto anteriormente—, sino también a Dana Brooke: ¿qué impacto pudo haber generado si solo ha llegado para reemplazar a Ric Flair en su labor de ‘segunda mano’ de Charlotte? Ninguno.

5. De vuelta a SummerSlam 2015 con Nikki Bella

¿Qué ·!/(“/(!/”&$%$&”% es esto? ¡¿De verdad vamos a regresar al reinado de Nikki Bella durante el verano de 2015?! ¡¡UN POQUITO DE POR FAVOR!! Alargar el reinado de una campeona a costa de no defender el campeonato —y más encima, hacerlo con combates por parejas que nadie entiende— no ayuda en nada. Es como poner una cortina para tapar un gigante. Simplemente… no. No va a resultar, no va a interesar y de antemano lo seguro, el Universo de WWE no lo va tolerar de nuevo en Money in the Bank.

6. ¿Dónde está el ancla que afirme a Apollo Crews?

Debo confesar que respeto a Sheamus por intentar ayudar a Apollo Crews durante esta rivalidad, porque se ha posicionado como un villano desquiciado que no tiene otro objetivo que no sea arruinarle la vida al ex Uhaa Nation. Sin embargo, este último no puede sobrevivir en el elenco principal a costa de Superestrellas rudas que hagan el contraste con su supuesto heroísmo, porque el tiempo pronto se le acabará y puede terminar como trabajador de otros luchadores (jobber).

Apollo Crews necesita un ancla que lo mantenga estable; en otras palabras, necesita construir una personalidad. El ex Uhaa Nation es un héroe por naturaleza —su sonrisa y alegría lo delatan constantemente—, pero no basta con eso. Para que el Universo de WWE sienta empatía con Crews, este debe delinear los contornos de su personaje y dejar de deambular entre héroes y villanos. Que el buque no se hunda, Vince, este tipo tiene todo el potencial para convertirse en campeón mundial. ¡Denle el ancla!

7. CONCLUSIONES SOBRE: ¡la fuerte discusión verbal entre John Cena y AJ Styles!

Amor u odio contra John Cena, pero es INNEGABLE su capacidad para atraer a las masas de WWE. Es una Superestrella en toda la extensión de la palabra que, para el bien de AJ Styles, acapara una gran parte del protagonismo en la industria de la lucha libre. Sus palabras contra El Fenomenal durante la firma de contrato dejaron entrever que ya no es ese tipo que complace a los niños y se presta para el odio de la IWC (Internet Wrestling Community, o Comunidad de lucha libre en Internet), sino que DA RAZONES para que una porción de fanáticos le odie. Es un juego de ida y vuelta que, con los años, John Cena ha sabido comprender y aplicar a la perfección.

AJ Styles ha logrado hacerse un espacio en el cántico “Let’s go Cena! — Cena sucks!”, reemplazando el “Cena sucks!” por “¡AJ Styles!”. Es un detalle que, analizado detenidamente, representa la grandeza de AJ Styles como producto, como luchador y como Superestrella, porque le hace pelea a John Cena en cuanto a protagonismo refiere. Con esto, utilizando las palabras del quince veces campeón mundial, verdaderamente se nos adelantó WrestleMania.

— Sobrepasar la muralla entre la ficción y la realidad (the fourth wall) es una técnica que, en la mayoría de casos, le añade un morbo especial a la rivalidad. Y si John Cena y AJ Styles son quienes protagonizan esa rivalidad, entonces este es uno de esos casos también, porque referirse a otras empresas de lucha libre, hablar de luchadores independientes e incluso tratarse de “tú entierras a los demás”, son elementos que catalizan el odio entre uno y otro. Debido a esto, comprendemos por qué AJ Styles quiere vencer a John Cena y viceversa (que es, de hecho, lo que carece en la rivalidad entre Rusev y Titus O’Neil).

— La rivalidad entre ambos se ha cimentado sobre el concepto de “nueva era”, donde John Cena y AJ Styles compiten por ser quien lidere a WWE en esta etapa que se avecina. Por mucho que el líder de la Cenation sea totalmente rentable en la empresa de Vince McMahon, AJ Styles NECESITA salir vencedor de esta rivalidad. Que triunfe en el primer combate y luego pierda los dos o tres siguientes no es solución; necesitamos a El Fenomenal por sobre John Cena. Así de certero.

8. CONCLUSIONES SOBRE: ¡caos en el combate estelar de Monday Night Raw!

— Los protagonistas del combate volvieron a lo suyo, cosa que no es bueno. Dean Ambrose no ha logrado conectar con Chris Jericho en el cuadrilátero —sin embargo, los enfrentamientos verbales entre ambos resultan geniales— porque poseen estilos diferentes, y El Medio Lunático suele brillar ante Superestrellas con mayor dinamismo.

— Paradójicamente, la imagen con que finalizó este episodio de Monday Night Raw nos deja algo muy claro: Chris Jericho no vencerá en el combate por el maletín Dinero en el Banco. La sensación viene porque es la última Superestrella en tocar el preciado trofeo, y recordemos que no se puede tocar la copa antes de jugar la final

— Ningún participante de este combate se ha percibido como ‘el que sobra’. No hay una Superestrella de relleno, porque cada uno se encargó de dejar en claro sus verdaderas intenciones en Money in the Bank. Gran trabajo, gran historia y —estoy seguro— GRAN LUCHA la que nos espera en este próximo PPV.

— En base a lo anterior, no podemos sino valorar el placer que genera NO SABER con certeza el vencedor de este combate. En tiempos modernos —donde la tecnología ha sobrepasado límites y el kayfabe ya no se esconde tras bambalinas—, es muy remarcable que se presenten este tipo de luchas, donde no hay una predicción segura sobre la Superestrella que triunfe. ¡Bravo!

Que Kevin Owens ejerza como comentarista durante todos los combates. ¡Qué GENIO para entretener a la audiencia!

Autor de artículos de opinión, crítica, análisis y conclusiones en Wrestling Noticiaz.