Compartir:

253_hiac_10302016rf_7054
El Universo WWE tenía los ojos puestos sobre Sasha Banks y Charlotte Flair en Hell in a Cell. Bueno, estas damas no desaprovecharon la oportunidad. En el primer PPV de WWE al tener un encuentro de mujeres en el evento estelar, la Jefa y La Reina voltearon al mundo de cabeza en su intento de conseguir el Campeonato Femenil de Raw.

Antes de que la Celda bajara por completo, Charlotte atacó a Sasha. Ambas comenzaron a pelear afuera del ring, entre el público y el área de comentaristas, donde la rubia hizo que la nativa de Boston probara la madera de una mesa de transmisión.

La Jefa quedó muy mal tras ese ataque. Cuando no pudo levantarse, los oficiales llamaron a al personal médico. Parecía que las cosas iban a quedar así, pero cuando JoJo estaba dando el anuncio de que el título sería para Charlotte, Sasha se levantó como un Fénix de las cenizas, se libró de unos cuantos paramédicos y entró en la celda hecha una furia.

Ambas intercambiaron el control en varias ocasiones, hasta que Flair usó su fuerza para recuperar el control. Fuera con topes suicidas, sillazos, mesas, imitaciones de Spider Woman o lo que fuera, ambas lograron mantenerse en el encuentro.

El combate llegó a su clímax cuando Sasha puso una mesa en la esquina y intentó hacerle una powerbomb a su oponente sobre ella, pero su espalda no aguantó más y se desplomó en medio del ring. Charlotte la lanzó sobre la mesa dos vces y la acabó con la Selecciona Natural para la victoria.

La moraleja es que la Celda Infernal no discrimina entre hombres y mujeres, pecadores y santos. La historia dirá que Charlotte ganó, y bien merecidamente. No obstante, si algo quedó claro cuando el show terminó es que estas dos mujeres, y toda la división femenil, tienen todavía muchas historias qué contar.

Administrador de Wrestling Noticiaz