Compartir:

scsapod_bigshow_tonifrtv

La superestrella de la WWE Big Show ha sido entrevistada en la última edición de Live: Stone Cold Podcast. El programa, que acostumbra a emitirse los lunes justo después de RAW por WWE Network, ha sido en directo y nos ha dejado unas interesantes declaraciones del gigante. Desde sus inicios hasta su futuro en el negocio, pasando por maestros y problemas familiares, el Big Show trató una amplía e interesante variedad de temas.

Para comenzar el programa, antes de dar paso a las preguntas, Big Show le entregó a Steve Austin el Slammy Award por el mejor programa de WWE Network que no pudo recoger. Además, aprovechó que acababa de pelear para comentar lo interesante que le parece Braun Strowman. Reconoce que un luchador que tiene muchas ganas de crecer y que si sigue así podrá llegar lejos. Ambos, entrevistador y entrevistado, se muestran cómodos con el tono de la conversación.

La primera pregunta de Austin está relacionada con el disfrute de la profesión. Show lleva ya muchos años en la carretera y a Steve le gustaría saber si sigue disfrutando tanto como cuando empezó en este mundo. El gigante, como era de esperar, reconoce que se lo pasa realmente bien trabajando y que para él sigue viviendo los mejores años de su vida. El wrestling ha cambiado mucho, comenta Show, y algo que realmente echa en falta son los hot tags durante sus combates en parejas que le permitían hacer un comeback por todo lo alto al más puro estilo babyface.

Austin aprovecha que Big Show está receptivo y que se muestra abierto a hablar de cualquier tema para pedirle su opinión sobre los cánticos de ‘Por favor retírate’ del público. Show, después de reír, asegura que esa gente desconoce todo lo que sigue aportando a día de hoy a este negocio. Sabe que no ha ganado más de ocho combates en los últimos meses y que hace más turns que los NASCAR, sin embargo, cree que todavía le quedan dos años de carrera como luchador profesional. Austin aprovecha ahora que su invitado menciona el tema de los turns para informarle de que habrá hecho más de 30 a lo largo de su vida. Big Show reconoce que su personaje nunca fue muy respetado, independientemente de que trabajara como heel o face. No obstante, le ha demostrado a la empresa que puede adaptarse a todo sin poner pegas, desde cambiar a heel para trabajar con Floyd Mayweather en WrestleMania, hasta regresar como babyface para suplir a algún lesionado.

A pesar de todo esto, cuando Steve Austin le pide que hable honestamente sobre el trato creativo recibido a lo largo de sus 17 años en WWE, Show reconoce haber recibido un bookeo horroroso, siendo una víctima de su propio éxito. Admite que nunca ha querido tener el poder creativo de gente como Shawn Michaels o el propio Steve Austin para negarse a hacer cosas que no le parecieran buenas para él. Siempre se ha considerado un ‘jugar de equipo’ y creía que Vince McMahon le pagaba tanto dinero que su obligación era cumplir todo lo que le pidiese. Se describe como un tipo que sale ahí fuera y trabaja, sin poner pega alguna. Señalar también que el propio Big Show reconoció que su relación con Vince McMahon al principio de llegar a WWE no era buena. El señor McMahon no consideraba que Show estuviese dando la talla, sin embargo, después de que Brock Lesnar pidiese trabajar con él en 2003 y los resultados fuesen tan positivos, su relación se ha estrechado tanto que Show considera a Vince una figura paternal dentro del negocio.

Dejando a un lado su desempeño en el ring desde un punto de vista creativo, Big Show decide entrar a en sus inicios como luchador. En sus primeros años, después de tener una breve carrera como jugador de baloncesto universitario, fue entrenado por Triple H y Terry Taylor en la famosa escuela de WCW, más conocida como ‘Power Plant’. Ahí empezó a curtirse y trabajó en especial el cardio, gracias a la insistencia de Triple H. Después, luego de unos cuantos años en la sombra, Big Show haría su gran debut en Nitro (programa semanal de WCW), derrotando nada más y nada menos que al mismísimo Hulk Hogan por el campeonato máximo. Big Show habla del honor que supuso esto y reconoce que fue todo idea de Hogan. Hulk fue un gran punto de apoyo y referencia para Big Show y este no se esconde para hablar de él, independientemente de ya no trabaje para la WWE. Hogan fue el primero que le dijo que si quería triunfar en la vida tendría que ir a Nueva York para hablar con Vince McMahon. Show trae sobre la mesa ahora el momento en el que Jim Ross le ofreció su primer contrato para trabajar en WWE, donde iba a cobrar el doble que en WCW, sin embargo, rechazó la oferta porque quería terminar sus fechas con WCW. Una nueva prueba de la profesionalidad del Big Show.

Otra de las grandes referencia de Big Show en su paso por WWE ha sido The Undertaker. Show habla de como el Taker siempre le ha tenido bajo su tutela, llegando a convertirse en todo un mentor para él. Nunca ha considerado que merezca tanta atención del Undertaker, pero lo respeta y se siente orgulloso de ello, es de las pocas personas que siempre le han ayudado de puertas para dentro.

Para terminar, Big Show concluye diciendo que quiere ser recordado como un hombre que que amaba el wrestling. No quiere reconocimientos, premios o ser introducido en el Hall ff Fame, simplemente quiere que la gente del negocio le respete por todo lo que ha hecho. Show pide un último minuto para darle un consejo a los chicos de NXT, deben ser versátiles para poder adaptarse a todo lo que se les venga encima.

Redactor de noticias en Wrestling Noticiaz.